El domingo 26 de enero los alumnos de 1º y 2º de bachillerato ponían rumbo a Praga y Viena para disfrutar durante una semana de su viaje de estudios.

La capital checa nos recibió con una copiosa nevada, lo que hizo que el puente de Carlos y la Plaza Vieja nos ofreciesen una estampa propia de la Navidad.

El teatro negro nos impresionó con sus juegos de luces y sombras, y no podemos olvidar el barrio judío y su sobrecogedor cementerio.

El jueves 30 pusimos rumbo a Viena, capital de Austria.

En nuestra memoria quedarán los paseos por el Rin donde están presentes los edificios más emblemáticos y majestuosos de la ciudad: el Parlamento, la Universidad, el Palacio de Hofburg, el museo de Arte e Historia Natural y el Ayuntamiento y su pista de patinaje, donde no pudimos dejar pasar la oportunidad de divertirnos patinando sobre hielo.

Visitamos el palacio de Schönbrunn donde dejaron su huella la emperatriz Sissi y la dinastía de los Habsburgo.

No podíamos despedirnos de Viena sin empaparnos de su cariz artístico, motivo por el cual los alumnos asistieron a un concierto de ópera y ballet.

Sólo unas horas de vuelo nos separaban del colegio, y aunque algo más cansados, nuestro equipaje venía cargado de buenos recuerdos y experiencias inolvidables.